Rechazan Compensación Económica entre ex convivientes del mismo sexo. Art 524 del Código Civil y Comercial.

No se encuentra debidamente acreditado que el crecimiento de la clientela del negocio compartido por ambos y patrimonio del demandado se produjera gracias al aporte y contactos del accionante. La situación económica del actor no ha desmejorado al cese de la conveniencia. Posee una capacitación profesional que hoy ejerce.

La ruptura de la unión convivencial no ha producido en el actor un desequilibrio económico con la entidad suficiente para hacer lugar a la acción intentada.
“… Este Tribunal ha sostenido que “La institución de las compensaciones económicas se fundamenta en el principio de solidaridad familiar y en que el matrimonio o la unión convivencial no sea causa fuente de enriquecimiento económico de un cónyuge o conviviente a costa del otro. El presupuesto esencial para otorgar la prestación compensatoria radica en la desigualdad que resulta de la confrontación entre las condiciones económicas de cada uno, antes y después de la ruptura, sin que sea necesaria la prueba de la necesidad, sino que se ha sufrido un empeoramiento en su situación económica con relación a la que disfrutaba en el matrimonio y respecto de la posición que percibe el otro cónyuge o conviviente…”…”

“… El concepto de la compensación económica en las uniones convivenciales surge de la primera parte del art. 524 del Código Civil y Comercial el cual establece que se trata de un derecho reconocido al conviviente a quien el cese de la convivencia le produce un desequilibrio manifiesto, que represente un empeoramiento de su situación y que tiene por causa adecuada la convivencia y su ruptura…”

“… Que el desequilibrio patrimonial entre convivientes que establece el citado artículo es aquel que se fue consolidando a lo largo de la convivencia y que fue a causa del proyecto de vida en común, en razón de los sacrificios y del estilo de vida llevado durante la unión convivencial…”

“… Resulta preciso que uno de los convivientes salga en una peor situación que el otro a consecuencia del cese de la convivencia. El desequilibrio es aquel causado por la pérdida de oportunidades o expectativas laborales o profesionales derivadas de haber desarrollado las tareas de cuidado, lo que coloca a uno de los convivientes en una posición de desventaja patrimonial respecto al otro, que se intenta recomponer a través de la compensación económica… “

“… Ello es importante valorar las pruebas e indicios sobre el estado patrimonial de cada uno de los convivientes al inicio y a la finalización de la unión convivencial, los roles realizados por cada uno de ellos respecto a la atención de las necesidades de la pareja conviviente, es decir, la dedicación a tareas de cuidados o tareas de producción económica de cada uno de los convivientes, como así también la proyección de tales tareas con posterioridad al cese de la convivencia, es decir la proyección hacia el futuro.”

“Al analizar la prueba producida en autos puedo advertir que la «fotografía inicial» de la convivencia es que el demandado, Sr. D. C., al unirse en pareja con el actor, Sr. J. L., se desempañaba como peluquero desde hacía 10 a 12 años, con clientes propios, con un local que le alquilaba a sus padres y con un patrimonio superior al del accionante…”

“… Viendo “las fotos” el Sr. J. L. comenzó a convivir con el Sr. D. C. sin experiencia laboral en el oficio de peluquería, sin bienes, sin preparación profesional, y finalizó la convivencia con una proyección hacia futuro en el ámbito profesional, con un automóvil y con una indemnización laboral como consecuencia de haber trabajado en la peluquería del demandado. Es decir, empezó a convivir como cadete de un hotel y sin calificación laboral y salió de la convivencia con una capacitación profesional, con una indemnización laboral, con una cartera de clientes y siendo propietario de un automóvil.”

“En consecuencia de lo expuesto, apreciando las circunstancias personales y situación patrimonial de las partes, entiendo que el rechazo de la compensación económica dispuesta por la jueza de grado se encuentra ajustada a derecho, por lo que se rechaza el agravio traído a esta instancia (arts. 441, 442, 710 y ccsd. del Código Civil y Comercial).”

L., J. A. vs C., D. A. S/ acción compensación económica
Tribunal: CÁMARA DE APELACIÓN EN LO CIVIL Y COMERCIAL | Buenos Aires – Mar del Plata
Fecha del fallo: 22-02-2022

Nuestos Cursos y Talleres: